El camino hacia el amor propio

643

Como sabemos, el amor propio es una meta que todas y todos queremos alcanzar, en los procesos que vivimos hoy en día se percibe lejano, sin embargo si encontramos nuestra fuerza interna y el valor que tenemos, lo podremos alcanzar; justamente de esto nos cuenta Pamela Medina en esta edición.

“Cuando dejé de preocuparme por lo que la gente piensa y me ocupé de mi, comencé a disfrutar más la vida.”

antes y después

Pamela es una apasionada del ejercicio y de la comida, se especializa en hacer pasteles personalizados, es mamá soltera pero sobre todo es una mujer fuerte. Hablando con ella, abrió su corazón y nos platicó que desde pequeña nunca se sintió conforme con su cuerpo, siempre se percibió como la típica niña “gordita” y desde los 15 años comenzó a ir con nutriólogos para mejorar su aspecto, seguía bien las dietas pero en realidad no aprendía a comer, solo seguía lo que le decían y cuando empezaba a llegar a su peso lo volvía a subir, y así continuó por años.

Se mudó a Puebla para estudiar la universidad y en esa etapa se embarazó. Se metió demasiado en su rol de madre y esposa y sin darse, cuenta llegó a su punto máximo. Ya no se reconocía, ya no se sentía feliz consigo misma y dijo ¡basta! en ese momento decidió cambiar su vida y no volver a sentirse así jamás. Buscó un nutriólogo y se comprometió con ella a seguir, aunque fuera un camino lento y difícil. Un par de meses después una amiga la convenció para entrar a crossfit, Pamela tenía miedo pues había escuchado que era demasiado difícil y ella llevaba años sin ejercitarse.

Nos cuenta que los primeros días sufrió bastante, no podía hacer ni una sentadilla, ni correr 1 kilómetro sin cansarse, pero dentro de ella persistía la idea de no darse por vencida, pensaba “¡tú puedes! poco a poco, pero sigue” Y así se fue enamorando del deporte, avanzaban los días y Pame veía que cada día podía hacer más cosas y cargar más peso. Se iba sintiendo tan orgullosa de la persona en la que se estaba convirtiendo, ganando más confianza en ella.

Cuando regresó a Cancún, se casó, y estuvo unos años con altas y bajas. Pame nos confió que llegó a pensar que su baja de peso afectó su relación, entre muchas otras cosas. Se divorció y después uno de sus primos se mudó con ella por un tiempo, en ese momento se sintió acompañada hasta que se dio cuenta que solo la estaba usando, robando y hasta la termino estafando. Volvió a hundirse por un tiempo, se sentía sola, deprimida y su ansiedad aumentó muchísimo (siempre había sufrido de ansiedad pero nunca había llegado a ese nivel) fue muy difícil pero tenía que volver a salir adelante por ella y por su hija.

Se concentró mucho en el ejercicio, de la mano de una buena alimentación pero sentía que aún había algo que no la hacía feliz, no se sentía conforme aún, más adelante tuvo dos relaciones muy tóxicas pero al final logró salir de ellas, nos cuenta que esas relaciones le ayudaron a identificar que es lo que no quiere en su vida a futuro, después entendió que si no se amaba a si misma nadie la iba a amar como ella quería y merecía.

cuerpo fit
bolsas y fotos de chicas en Hermosaz

Después de los procesos dolorosos por los que pasó, busco ayuda y junto con un nutriólogo encontró el balance sin restringirse, sin dietas extremas, comiendo lo que le gusta y adaptándose a sus tiempos. También inició terapia psicológica y nos confiesa que fue la mejor decisión que pudo haber tomado. Eso la ha encaminado a creer más en ella, a tener confianza, reconocer su valor y a entender que el peso no lo es todo. Aprendió a amar su cuerpo como es y a ver todas las cicatrices como marcas de guerra que la convirtieron en quien es hoy, entendió que debemos amarnos como somos , “claro, siempre encontrando áreas de oportunidad con las cosas que no nos gustan” dice Pamela. Y así, poco a poco ha ido mejorado cosas propias que antes no le gustaban, sus relaciones y sobre todo, aprendiendo a no esperar el amor de nadie más. 

Pame sabe que llegará alguien en el futuro que llene sus expectativas, en vez de bajar las suyas con tal de no estar sola.

“Porque una vez que aprendes a amarte, aprendes a valorarte y a aceptar el amor que mereces” 

Esto no quiere decir que sus días son perfectos, aún sufre ataques de ansiedad, aún hay días grises, pero ha aprendido técnicas para controlarlo y a amarse en vez de hablarse feo, aún en sus días malos.

Quiero decirte que aprendiéndote a amar, empezarás a amar más la vida poco a poco.

No esperes que nadie te haga feliz, ámate y hazte feliz a ti misma.”

amor propio

Como verán, Pame es una mujer a la cuál le podemos aprender mucho sobre este camino.

La puedes encontrar en Instagram como @pamsweettreats o en su cuenta personal @pammedinao