Conviviendo con la soledad

421

¨La soledad es mala consejera, pero es la que te dará las mejores lecciones

Mi nombre es Lizette, tengo 20 años y te quiero contar como fue mi proceso con la soledad, como la sufrí y como la sobrelleve hasta darme cuenta que es ahora una de las situaciones que puedo disfrutar si se presenta.

Cada cabeza es un mundo, eso nos tiene que quedar bien claro, y la soledad impacta de manera diferente en cada persona, muchos lo toman como un duelo de tristeza y melancolía y otros lo toman como un tiempo para encontrarse a sí mismos, incluso podemos hablar de temas del amor si hablamos de la soledad.

mujer con sueter rosa

A la edad de 13 años por problemas familiares mi papá inesperadamente se marcho de mi casa, dejándonos solas a tres mujeres, mi mama, mi hermana mayor y yo la más pequeña. Dejando a mi madre a cargo de todo, lo cual estoy completamente agradecida con ella por ser la mujer valiente que nos sacó adelante sin importar nada, mientras ella trabajaba y mi hermana salía a estudiar yo me quedaba sola en casa. Desde esos momentos comenzó mi historia con la soledad.

Cuando tenía momentos de soledad la mente comenzaba a divagar y me preguntaba si era mi culpa que el se fuera, o si había hecho algo que no fuese lo correcto. Estos momentos me invadían de incertidumbre y de tristeza, pues en realidad no comprendía lo que estaba sucediendo, pero yo sabia que algo no estaba bien, sabia que las cosas no serían como antes.

Al comienzo creía que era normal sentirme así, y claro que era normal, lo doloroso fue hacerme a la idea de que ya no seriamos una familia de 4, mi hermana mayor estudio para ser educadora, me reconfortaba mas que tenia a mi hermana conmigo, que no era la única, que no estaba sola mientras mi mamá trabajaba casi todo el día, ella salía muy cansada lo cual era menos el tiempo para platicar madre e hija, pero comprendía que lo hacía por nosotras.

mujer con copa

Cuando todo parecía estar mejor, o al menos que yo ya estaba acostumbrándome a la situación y al ritmo de vida diferente, mi hermana nos deja porque era claro que tenía que hacer su vida, partió con su esposo y su futura hija, dejando ese espacio vacío en la casa, yo sabía que pasaría eso en algún momento, lo sabia bien, pero dolió mas de lo que esperaba, ahí fue donde en verdad tuve mi encuentro mas afondo con la soledad.

Nada era normal, al menos mi cabeza lo miraba así, me partía el corazón en dos escuchar a mi madre llorar, porque sí, lloraba por las noches cuando ella creía que no la escuchaba, pero no es de piedra, lo sentía muchísimo incluso más que yo, pero ella siempre me daba su mejor cara, tal vez quería hacer creer que nada pasaba, o quería hacerse a la idea, o simplemente quería que yo la viera bien para transmitirme esa sensación, y valla que lo hacía, porque al verla bien y trabajar en el día, hacia que mirara las cosas un poco diferente, pero llegaba la noche y todo cambiaba.

Tenia tantas cosas en la cabeza, tantos pensamientos, que en realidad a veces no tenía ganas de nada, pero sabia que mi mamá lo hacía por mí, y ahora me tocaba hacerlo por ella.

La soledad me afecto muchísimo en mi confianza, a veces creía que yo tenia culpa. Siempre he sido muy social, tenía mis amigas, tenía salidas de fines de semana, etc. La soledad se iba solo momentáneamente.

Fitness x Hermosaz

Como comentaba al inicio, en la soledad podemos hablar hasta temas del amor, y yo una adolescente saliendo de secundaria a la prepa, y teniendo la emoción de vivir, comencé a conocer mas personas, y me resultaba a veces difícil creer, si no es que no creía, solo fingía que creía. Era claro que no estaba lista para el amor. Poco después tuve un novio formal, claro de primero todo lindo, pero no estaba bien emocionalmente para ofrecer amor, no se si inconscientemente solo no quería estar sola, pero así fueron 2 años de experiencia en esa relación que era obvio que por las circunstancias terminaría.

En mi tiempo soltera en verdad me encontré con la soledad desde otra perspectiva, viví mi duelo, jamás negare eso, sufrí, yo soy una persona muy callada en ese aspecto que no me gusta contar mis problemas personales muy seguido, y no quería darle otro cargo a mi madre sabiendo que ella estaba luchando muchísimo. Las cosas comenzaron a establecerse, se creo una rutina, estaba mejor, tal vez por que estaba mas ocupada, pues estoy orgullosa de haber iniciado a trabajar a temprana edad, debido a que quería ayudar a mi madre y no dejárselo todo a ella, quería sentirme más útil, y valla que sirvió trabajar, mis estudios jamás los deje, quería entrar a medicina, así que me forje una meta y me enfoque en lo mío, fue ahí cuando comencé a comprender que me estaba encontrando a mi misma, que estaba forjando metas poco a poco, mi madre apoyándome siempre me pago clases en un instituto saliendo la prepa, para prepararme para el examen de admisión, pues las circunstancias no me facilitaban una escuela privada, pero siendo sincera jamás estuvo en mi cabeza estudiar en una escuela privada, quería y siempre he querido las cosas por mis propios méritos, así que como comentaba estaba más ocupada, con trabajo y tareas, me consumía demasiado tiempo.

Conocí muchas personas que hasta ahora en la actualidad los veo con buena cara, pues a cada una de esas personas, les aprendí algo inconscientemente, y sin querer me ayudaron, de alguna u otra forma y yo sin saberlo, ya comenzaba a ser yo misma.

mujer con vestido blanco

cuídate de aquellos que han dominado el arte de amarse en soledad, por que ya nadie con aires de grandeza los puede impresionar

Me sentí más preparada y comencé a conocer a mas personas, tuve un par de citas, pero sinceramente no me sorprendía, no era lo que esperaba así que solo fueron de salir una vez, buscaba algo sincero, algo más parecido a mí, que no intentara impresionarme, solo que fuera el mismo y que fuera sincero. Así que era algo difícil de encontrar, pero no llevaba nada de prisa, estaba feliz y contenta, por fin tenía motivos, por fin tenía metas fijas, y tenia mi mejor ritmo de vida, así que no iba a dejar que alguien con aires de grandeza me quitara de mis objetivos.

Cuando menos te das cuenta todo pasa, sin forzarlo, sin querer hacer tu voluntad, de repente miras hacia atrás y miras en la posición que estas ahora y sin que pasara algo relevante o algo que te indicara o te dijera, “ya de aquí en adelante esta todo mejor” te das cuenta que eres una persona diferente, te das cuenta que ahora sabes que quieres, sabes quién eres.

Para mí la soledad en cierto punto tengo mucho que agradecerle, fue un proceso absolutamente difícil, pero vives de todo, tristeza, alegría, amores que no funcionan, personas que quieren aprovecharse de tu vulnerabilidad, enojos y rabia, etc. La diferencia esta en como afrontes cada adversidad, y sin darte cuenta gracias a todas esas experiencias te formas como persona, creas tu identidad mas fuerte, sabes quien eres y comienzas a ser tu.

Claro que no es necesario sufrir soledad para saber quien eres, cuento mi experiencia para todas aquellas que han sufrido con la soledad, sepan que no es para siempre, y que cuando sientan que están muy abajo se preparen, porque si ya estuviste muy abajo, estas mas que preparada para llegar muy arriba, pues las adversidades vividas las harán más fuertes.

mujer con blusa negra

Orgullosa de mi actualmente, vivo en mis momentos más plenos, jamás deje de estudiar, no estudio medicina, después de varios intentos y a quedarme a tan solo unas décimas, decidí cambiar de carrera, lo tome de la mejor manera, tal vez algo mejor me estaba esperando. Hoy en día estudio la carrera de Química Farmacéutica Bióloga, tengo una relación sana que tiene poco mas de 2 años, que llego cuando menos esperaba, y alguien muy parecido a mí, que solo decidió ser el conmigo, y aquí estamos ya mas de 2 años muy contentos, vivo con mi madre y poco a poco me voy forjando mis metas a largo y corto plazo, he viajado con mis amigas, primas, novio, no puedo quejarme, puedo decir que estoy viviendo los mejores momentos de mi vida, he cumplido muchos objetivos a corto plazo.

Aprendí a darle tiempo al tiempo, el siempre pone todo en su lugar.

Y aprendí que, si la caída es fuerte, pierdes el miedo y llegas más alto.

Soy Lizette y esta es mi historia, llega a lo más alto con la tuya.